Humor
Oscar Conti, más conocido como "Oski"


por Alberto Dionisio Kloster

 Desde "Cascabel" a "Fausto" en un Viaje sin Fronteras
¿Qué es el Fausto criollo? Es el encuentro y la charla entre dos amigos, dos gauchos, dos paisanos: Don Laguna y Anastasio el Pollo; y entre el libre desarrollo de la conversación surge el tema de la obra teatral, vista por uno de ellos: Anastasio el Pollo. La pluma de Estanislao del Campo es la responsable de este poema tan querido y afamado.
Mas el punto de vista es fundamental, pues se trata de la visión de la ópera Fausto de Gounod con textos de Goethe, sí, pero desde la óptica de un gaucho, de un hombre sencillo de campo, quien baja a la ciudad para comerciar sus productos y luego concurre para distraerse al teatro Colón.
Observamos así, que el gaucho ya es un hombre civilizado y trabajador; criollo libre y honrado, asiste a una representación teatral en pleno centro de la ciudad; ya no va a un boliche de las orillas para emborracharse y pelearse a cuchillo por el amorío de una mujer pública o una ofensa a su persona, de ninguna manera; la educación y una nueva sociedad van integrando y puliendo poco a poco aquellos rústicos varones.
Nos dice León Benarós (autor del ¿superhéroe? “Infra Man”) que «Oski - nuestro humorista de delicioso barroquismo- ha bordado una interpretación nueva y regocijante que acompaña, con sonrisa distinta, el texto conocido»; hay un aire alegre, a lo Molina Campos.

Y en el Fausto criollo el humor no falta, al contrario; desde el mismo comentario de la llegada al teatro, con una multitud agolpada para sacar su entrada al espectáculo, una mujer que se indispone por el gentío y genera mas alboroto todavía, el estado lamentable en que queda nuestro amigo por los empujones, codazos y pisotones de los asistentes al entrar ¡y hasta le roban el puñal de su cintura!, finalizando dicha odisea con la llegada a su ubicación, allí bien arriba donde se instalaba la paisanada humilde.
Todo ello es relatado en la peculiar lengua gauchesca y con la obvia sorpresa e inocencia de quien desconoce tamaña aglomeración de gente y tan descortés comportamiento; y así el gaucho compara a los concurrentes con hacienda amontonada, con la mar alborotada, con un corral demasiado chico para tanta oveja; ¡qué paradoja!, el hombre de campo, considerado prejuiciosamente como rudo e incivilizado, reflexiona y da el toque de cordura ante el comportamiento alocado del civilizado público que asiste a la función.
León Benarós sigue comentándonos que Oski, con aguda ironía -que no excluye la ternura- se solaza en el fino trazo con que dibuja un jubón, o sobresalta –con blanco de huevo duro- los ojos exoftálmicos de algunos de sus personajes.
Es así; el trabajo, los dibujos e ilustraciones de Oski para el Fausto criollo son su obra cumbre; allí encontramos todos los yeites, todos los truquitos que fue desarrollando a través de toda su carrera; toda la técnica, estudio y observaciones de Oscar Conti (Oski) se reflejan en su gran tarea fáustica.
La edición comentada es la efectuada por la Editorial Universitaria de Buenos Aires, serie del siglo y medio, consta de 65 páginas; el poema contiene 49 dibujos incluyendo 7 grandes escenas entre ellos. Se inicia con la presentación del elenco como toda obra teatral, pero en este caso el elenco está dibujado, son 6 retratos en 2 páginas. Cada capítulo se inicia con una gran letra ilustrada; son 6 y coinciden generalmente con cada cambio de escena de la obra teatral; el título y la hoja final también incluyen pintorescos y gauchescos dibujos.

 Indice     Anterior      Siguiente     Arriba


-

webmaster@tribunalesdecuentas.org.ar | publicidad@tribunalesdecuentas.org.ar
©2003-2004 Todos los derechos reservados