Colaboraciones
Los Reglamentos Delegados

 Régimen jurídico de los reglamentos delegados, antes y después de la reforma de la Constitución Nacional de 1994.

 por Claudio Alberto Ricciuti
Contador-Abogado - Tribunal de Cuentas de Tierra del Fuego,
Antártica e Islas del Atlántico Sur

Reglamentos Delegados

Reglamentos delegados son aquellos que se dictan en virtud de una autorización o habilitación legislativa. Vale aclarar que la Constitución Nacional vigente (art. 76) habilita al Congreso para delegar facultades legislativas a favor del Poder Ejecutivo.

Diferencia con los reglamentos autorizados

Se diferencian de los reglamentos autorizados o de integración en la amplitud con la que otorgan facultades discrecionales al Poder Ejecutivo para la determinación normativa para la aplicación concreta de la ley.  Cabe afirmar que en la delegación se da el máximo de injerencia del Ejecutivo en la creación de la ley y, por ello resulta menester la fijación de las materias así como  un plazo para el ejercicio de esa facultad y un control legislativo acerca del modo en que fue ejercida. (materia, plazo y control)

 Como principio general se establece la prohibición para el Congreso de transferir al Ejecutivo atribuciones de su incumbencia, ello a fin de mantener la división de competencias privativas de cada poder.   También el art. 99 de la CN prohibe al Ejecutivo emitir disposiciones de carácter legislativo, bajo pena de nulidad absoluta e insanable de la disposición que se dicte.

..."art. 99 CN. ... solamente cuando circunstancias excepcionales hicieran imposible seguir los trámites ordinarios previstos ... y no e trate de normas que regulen materia penal, tributaria, electoral o el régimen de los partidos políticos, podrá dictar decretos por razones de necesidad y urgencia..."

 Como se anticipara, la excepción al principio general, transita, según la Constitución, en el establecimiento de una serie de requisitos que deben concurrir, de naturaleza material (por pertenecer al orden de la administración o en razón de emergencia pública), temporal (plazo fijado para su ejercicio) e institucional (dentro de las bases que el Congreso establece para el caso).

Facultad limitada

La facultad de emitir reglamentos delegados entonces,  se halla limitada por materia a las cuestiones que hacen estrictamente a razones de estado, al gobierno, a la atención de asuntos comunes y ordinarios, es decir a la marcha normal y ordinaria de la Administración.  Por asuntos de emergencia pública han de entenderse aquellos supuestos en que la emergencia se transforma en una exigencia pública que requiere el pronto dictado de la ley necesaria para resolver la situación.

En cuanto al aspecto temporal, si el Congreso delega debe especificar por cuanto tiempo, los plazos deben ser concretos.  Así la caducidad de esta facultad se produce para la Administración de pleno derecho y por el mero transcurso del tiempo establecido en el plazo previsto, dejando firmes los efectos anteriores a que acontezca y devolviendo plenamente la competencia legislativa en cuanto a la materia delegada al Congreso.

 El requisito institucional o sustancial importa que el dictado del reglamento al amparo de la delegación efectuada lo debe ser dentro del marco que la misma delegación le impone, debiéndose establecer clara y concretamente, al momento de la delegación, la finalidad. Debido a que ello permitirá ejercer el control de su ejercicio (en forma permanente a través de la Comisión Bicameral).

 ..."art 99 CN ...El Jefe de Gabinete ... personalmente y dentro de diez días someterá la medida a consideración de la Comisión Bilateral Permanente ..."

 Estamos ante un régimen excepcional y por ello debe interpretarse en forma restrictiva.

 Indice     Anterior      Siguiente     Arriba


-

webmaster@tribunalesdecuentas.org.ar | publicidad@tribunalesdecuentas.org.ar
©2003-2004 Todos los derechos reservados