Costumbres
Hábitos Adultos en los Niños Latinoamericanos

 Los Nuevos Hábitos de los Chicos

Una encuesta de la Markwald, Lamadrid y Asociados investigó algunos de los hábitos de chicos de 5 a 11 años de las principales ciudades de la Argentina, Colombia, Brasil, México y Chile, que reseña el diario Clarín en su edición del pasado domingo 15 de agosto.  
Entre los chicos latinoamericanos de clases media y alta urbanas, los argentinos se destacaron por dos rasgos específicos: invitar amigos a sus casas y acostarse tarde.
En cuanto a la primera de las características la encuesta permite observar que esta inclinación hacia la sociabilidad es fomentada por los padres  diversas maneras, entre ellas a través del ejemplo. Además, los resultados indican que los padres que trabajan fomentan más los encuentros de los chicos con sus amigos después de clase.

Una nota de "Clarín"

La nota del diario Clarín que comenta la encuesta vincula sus resultados con ciertos valores presenten en la identidad nacional argentina: la amistad y la solidaridad. Esos mismos valores se encuentran en otras prácticas y espacios de nuestro país vinculados a la infancia: pueden percibirse en los jardines de infantes, en las plazas, en los lugares de deportes, pensados fundamentalmente como encuentros con pares. 

chicos.jpg

El juego en la plaza sigue siendo importante

Cruzando los datos de la encuesta de Markwald, Lamadrid y Asociados con las estadísticas que indican la tendencia en crecimiento de uso de chats y sistemas de mensajería instantánea (del tipo MSN) en los chicos ya alfabetizados podríamos sumar a estos encuentros presenciales el hábito del encuentro virtual después de clase desde los hogares o desde los cybercafés.
Cada chico elabora entre sus contactos del MSN una suerte de comunidad virtual, en la que cruza familiares, amigos, amigos de amigos, compañeros, etcétera. Sin embargo, según la misma encuesta entre las actividades de los chicos el uso de tecnología ocupa el cuarto o quinto lugar pro debajo de los deportes, la plaza y los juegos tradicionales.
Sin duda, estos datos son valiosos para docentes, maestros y miembros de la comunidad educativa. Conocer el imaginario social de los chicos, sus gustos y pareceres es un insumo en muchos sentidos: tanto para diseñar actividades para el aula como para definir estrategias macro.
Los datos de esta encuesta permiten, entre otras posibilidades desnaturalizar cuestiones sociales. Cuando estamos “tan cerca” de los procesos no podemos verlos ni conceptualizarlos, y los tomamos como naturales. La comparación es un ejercicio conveniente. Cuando advertimos que en México, Chile o Colombia del 30 al 45% de los chicos nunca invitó un amigo a su casa, podemos delimitar mejor esta característica de los chicos argentinos.
Organizar trabajos en grupo, aprovechando esta inclinación hacia la sociabilidad. En este punto, tal vez convenga saber que “de la encuesta también surge que sólo el 19% de los chicos invita a amigos del sexo opuesto, una costumbre que en los demás países es más frecuente”. De esta manera, cuando el docente organiza grupos de trabajo puede optar entre reforzar la tendencia social o quebrarla, obligando de esa manera a integrar chicos del sexo opuesto.
Controlar procesos de integración de chicos inmigrantes, y asesorar a los padres en estos casos para lograr una mejor socialización. 
Revalorizar el juego como espacio educativo.
Revalorizar la información sobre hábitos y gustos para elaborar sobre ella las propuestas didácticas.

 Indice     Anterior      Siguiente     Arriba


-

webmaster@tribunalesdecuentas.org.ar | publicidad@tribunalesdecuentas.org.ar
©2003-2004 Todos los derechos reservados