Suplemento Especial
Gobernador destituido por la Cuenta General del Ejercicio

 El fallo que conmovió al país

El Presidente del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Tierra del Fuego afirmó que la destitución del gobernador Colazo por la causa Cuenta General constituye un hecho inédito que “conmovió a la comunidad de los organismos de control del país”.

El contador Claudio Riciutti consideró que a partir de esta sentencia “la cuestión administrativa y contable deberá ser tomada como una cuestión de estado”. Lamentó que se haya tenido que llegar a una situación de tal gravedad institucional para vislumbrar los efectos de la falta de sistemas confiables de registración contable en la Administración Pública, pero indicó que lo verdaderamente grave sería “que todo quede acá y nada cambie”.

El presidente del Tribunal de Cuentas de la Provincia aseguró que la condena de destitución e inhabilitación impuesta al ex gobernador Colazo en la causa Cuenta General del Ejercicio 2004 "conmovió a toda la comunidad de los organismos de control del país, porque es un hecho inédito que a través de una Cuenta General surjan consecuencias como las que se dieron en Tierra del Fuego".
Claudio Riciutti precisó que la situación es inédita, tanto en el país como en la provincia, ya que en el orden local en la mayoría de las cuentas generales del '94 a esta parte el Tribunal se abstuvo de emitir opinión, y que en el plano nacional "las últimas cuentas que se evaluaron fueron justamente las del '94". Y agregó que lo vivido en Tierra del Fuego permite señalar que "el derecho público provincial está muy avanzado respecto del de la Nación, por lo menos en materia de controles".
El presidente del órgano de control precisó que la tarea desarrollada en la Cuenta de 2004 no varió nada respecto del que venían desarrollando desde la creación del organismo. Afirmó que, en todo caso, "lo que ha cambiado es la evaluación política sobre la importancia que tiene el resultado de la Cuenta General, y esto marca un antes y un después en todo el país".
Además interpretó que la sentencia de culpabilidad que recayó sobre Colazo seguramente servirá para comenzar a revertir "en el ámbito político esa especie de desprecio que hay por la cuestión administrativa". Incluso se atrevió a aventurar que "a partir de ahora la cuestión administrativa y contable será vista como una cuestión de Estado, porque no va a haber Gobernador que se quiera permitir el lujo de tener que enfrentar un juicio tan desfavorable sobre una Cuenta de Inversión como vino sucediendo hasta el momento".
Riciutti lamentó que en la provincia no se hayan tomado en cuenta las reiteradas indicaciones surgidas desde el Tribunal sobre la necesidad de dotar a la Administración Pública de sistemas de registración contable y patrimonial adecuados, y que se haya tenido que llegar a un situación de tal gravedad institucional para que ese déficit fuera entendido como sustancial. De todas maneras, indicó que lo verdaderamente grave sería "que todo quede acá y nada cambie", en tanto que esta traumática instancia institucional adquirirá una dimensión altamente positiva, si ella sirve "para corregir todos esos errores".
Para el contador Riciutti, a partir de 2003 se comenzó a vislumbrar un cambio sobre lo que implicaba la abstención de opinión del Tribunal sobre la Cuenta General. "En 2003, la Legislatura compartió los informes negativos hechos por los auditores y la rechazó. Con la de 2004 se reiteró esa conducta, pero con un condimento más, ya que los legisladores entendieron que esa conducta merecía además un reproche político, que va más allá de la labor técnica del Tribunal". Entendió por ello que la determinación adoptada "a trazado en la provincia una línea de exigencia que espero se respete a futuro".

El que se quema con leche...

El funcionario mencionó que producto del proceso vivido se comenzó a vislumbrar un cambio favorable en la Administración Provincial respecto de todo lo vinculado con el tema de la correcta elaboración "del balance de la Provincia". Señaló que existen

reacciones interesantes que permiten tener un mirada optimista a futuro. Entre éstas, mencionó los pedidos de colaboración solicitados por el Poder Ejecutivo a la Asociación de Contadores Generales del país y al Secretariado Permanente de Tribunales de Cuentas, y la preocupación puesta de manifiesto desde la Legislatura sobre la implementación de sistemas de registración confiables en la Provincia. A eso sumó la existencia de un decreto que "promueve la calificación de norma ISO en la Contaduría General de la Provincia, lo que significa tener por primera vez manuales de procedimientos". Indicó que la importancia de esa calificación implica que la Administración Pública fueguina comience a contar con "procedimientos que marquen los caminos y pasos que deben seguirse para tramitar un expediente, y que no permita desviaciones", ya que precisó que de eso se habla cuando se hace referencia a sistemas de registración. Explicó que el concepto de sistemas va más

allá del de "sistemas informáticos, que son simplemente una herramienta que facilita la tarea". Dijo que en es terreno resultaría altamente provechoso mirar cómo funcionan la cosas en Europa, y comentó que en un charla que mantuvo con el "Presidente de la Cámara de Cuentas de Madrid, me decía que en Europa no se controla más la documentación, que los que controlan son los sistemas, que son los que no le permiten al funcionarios salirse de esos procedimientos".

Capacitar al administrador

En su carácter de integrante del órgano académico del Secretariado Permanente de Tribunales de Cuentas, anunció que para avanzar hacia el modelo de control de los países más avanzados desde ese cuerpo se lanzó un programa de capacitación a distancia para el personal de la Administración Pública de todo el país, que tiene por finalidad brindar los conocimientos técnicos necesarios en materia de registración y control.

Una crítica lógica

Respecto de los duros cuestionamientos formulados de parte del abogado de Colazo a la tarea del Tribunal de Cuentas, Riciutti le restó importancia. Ubicó esa críticas en el marco de la una lógica estrategia defensista, que a su entender "fue impecable". De todas maneras, sostuvo que las apreciaciones del doctor Ricca no resultaron ciertas, tal vez producto de que el letrado, "por no ser contador, debe haberse basado en información que le dieron asesores contables que evidentemente no tenían objetividad". Mencionó que en la Cuenta en cuestión "hay hechos tan evidentes que me llevaron a decir, en la intimidad, que era como dibujar a la Mona Lisa con bigotes".

Copyright © 2005 - El Diario del Fin del Mundo
link:
http://www.eldiariodelfindelmundo.com/ver.php?modulo=ver_noticia&id=1274#


-

webmaster@tribunalesdecuentas.org.ar | publicidad@tribunalesdecuentas.org.ar
©2003-2005 Todos los derechos reservados